¿Qué le pedirías a tu jefe?

Revisando la larga lista de feeds a los que compulsivamente me suscribo llegué a un interesante post titulado What a developer needs from their manager. En él se detallan una serie de aspectos que debería tener en cuenta alguien que dirige desde el punto de vista no técnico a una serie de desarrolladores. Lo veo un tanto enfocado a empresas pequeñas, donde hay cierta proximidad entre unos y otros y las relaciones pueden ser mucho más dinámicas.

  • Por un lado, la idea de la capa de abstracción para desarrolladores que debe haber entre el funcionamiento de la empresa y lo que necesitamos saber los programadores. Me gusta la idea, porque en realidad en general no me interesan los problemas que tienen por ejemplo con ciertos clientes o con otros, para mí son todos prácticamente iguales. Por supuesto que tampoco hay que aislar completamente a nadie ni sobreproteger.
  • Es muy importante, por lo menos para mí, que me dejen trabajar en paz. A veces da igual pero otras veces estamos concentrados, resolviendo algo y una interrupción inoportuna puede dar al traste con esa atmósfera. Y no solo son los jefes los que interrumpen inoportunamente. La mensajería instantánea es un compromiso que en mi caso funciona bastante bien. No es tan asíncrono como el mail ni tan inmediato como una conversación cara a cara o una llamada.
  • Mareriales: libros, revistas y incluso equipamiento técnico. No hay nada más triste que trabajar con un equipo lento porque falta memoria o querer tener una referencia y no poder comprar un libro. Son gastos insignificantes comparados con un sueldo y pueden aumentar la productividad. No hay que racanear.
  • La confianza es imprescindible. En serio. Mientras no se demuestre lo contrario hay que confiar en que las cosas se van a hacer bien, y confiar de verdad. Y cuando salen mal las cosas, no responder con el típico “ya sabía yo”. Por supuesto, todo tiene un límite.
  • Como no, mantén feliz al programador. En realidad a cualquier empleado hay que mantenerlo feliz. Pero en un mundillo con tanta movilidad, los desdenes, los malos gestos, la falta de detalles son visitas seguras a las típicas webs de ofertas de trabajo que todos conocemos. Y si echas la caña, al final algo pescas.
  • No hay que meterse en lo que a uno no le importa, o mejor dicho: cada uno a lo suyo. No hay nada más odioso que que te digan como debes hacer algo. El programador sabe cómo se programan las cosas y si no lo sabe lo aprenderá.
  • También hay que estar accesible y tener las cosas organizadas. Debido a la anterior capa de abstracción, los programadores no sabemos exactamente qué es importante y qué no, cuales son las prioridades y las cosas que pueden esperar. Hay que poder responder a las dudas con rapidez y claridad y ayudar a resolver los problemas que puedan surgir cuando los plazos no se cumplen o algo sale como no estaba planeado.
  • Y finalmente, hay que dejar claro lo que se espera de cada uno. En mi caso es algo que nunca he tenido claro y no puedo decir si eso ayuda, pero la verdad es que me gustaría saber en qué criterios objetivos se basa la valoración de mi trabajo a parte de los criterios plenamente subjetivos que se puedan tener. Es un modo no solo de que cada uno sepa a qué se atiene sino que además se pueda exigir y ayudar a los demás compañeros a que cumplan sus objetivos si dependen de nosotros.

Y eso es todo, cada uno que saque sus propias conclusiones. Cómo jefe o director, ¿consigues satisfacer las expectativas de tus programadores? Como programador, ¿ves tus necesidades cubiertas? ¿tienes alguna otra necesidad que no esté aquí reflejada? ¿puedes hacer algo por conseguir que tus superiores las satisfagan?

Via | What a developer needs from their manager (ytechie.com)

Si te ha gustado esta entrada, por favor deja un comentario o suscríbete al RSS para que puedas recibir todas las novedades en tu lector de feeds favorito.
This entry was posted in Productividad and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a reply